cab_midas-2

El damasquinado o atuajía, labor que consiste en el embutido de metales finos sobre hierro o acero, tiene su probable origen en trabajos semejantes localizables en tiempos muy remotos.

Posiblemente son los egipcios quienes nos ofrecen el antecedente más lejano de esta artesanía, cultivada también por los griegos y romanos. Pero lo indudable es la importancia que toma, posteriormente, entre los pueblos orientales. En Bizancio adquiere este arte caracteres singulares, y su aparición en España viene determinada por la invasión árabe (de ahí su nombre, derivado de Damasco). Toledo, acogedor de las aportaciones estéticas y culturales de tantos pueblos, abierto por la condición de sus habitantes al trabajo artesano, ha hecho del damasquino una tradición conservada hasta nuestro tiempo por la vocación de auténticos maestros.

Asimismo, Midas garantiza que sus productos están hechos en Toledo mediante la incrustación de oro amarillo de 24 kts. y oro verde de 18 kts., con un mínimo de 4 micras de espesor (07/02/87 DOCM).

damasquinado-a-mano-e1409135335776Toledo ha de considerarse ejemplo de la tradición artesana, reconocida y reconocible por su prestigio y calidad, dentro y fuera de nuestras fronteras, siendo el DAMASQUINADO, la artesanía que mejor refleja esta noble tradición.

El damasquino toledano, fue traído por los árabes en su invasión a nuestro suelo en el siglo VIII, siendo este arte, algo que complementaba los conocimientos de aquellos magníficos artesanos de los metales. No obstante, constan distintos hallazgos que datarían esa fecha en el siglo XV.

Aunque el estilo árabe es el más característico y genuino del damasquinado toledano, siempre ha habido damasquinadores que, queriendo elevar sus obras a dimensiones más artísticas, han utilizado el estilo renacimiento como base de otras composiciones más creativas, época donde se labraron gran número de arquetas, cofrecillos, caja y joyeros primorosamente cincelados.

Entre dificultades, altos y bajos, el damasquinado ha llegado hasta nuestros días en una ardua lucha por la supervivencia y conservación de uno de los oficios artísticos más antiguos.

PROCESO-1024x768-copiaEl proceso de fabricación, que hoy conjuga un espíritu heredado con un avance fundamental, se basa en la elaboración de piezas de hierro o acero, dándoles las formas exactas, después de proceder a una cuidadosa rayado con cuchillos de acero muy afilados y muy duros, dando cortes muy compactos y muy cercanos en tres direcciones diferentes hasta que se forme una rugosidad. Sobre esta base, el hilo de oro está incrustado, presionando con un buril, el cumplimiento de dibujos ricos. El oro se Aixed con un “martilleo” posterior y la luz. Las ranuras están cerradas Aixing el oro. La operación es la Ainal azulado o completa oxidante del acero, que tiene un color negro profundo que hace más destacados los dibujos de la oro incrustado.